dolar precio hoy
Lete, Lebac y FCI son los activos más recomendados para los pequeños ahorristas que buscan alternativas al dólar

El segundo semestre viene bien desafiante para el bolsillo. La inflación estará presionando durante los próximos meses y el tipo de cambio, aunque logró cierta calma, no está anclado. Para preservar y hacer rendir los ahorros o algún excedente que quede a fin de mes, cinco especialistas consultados por LA NACION, dan sus recomendaciones.

“Creemos que el tipo de cambio, si bien seguirá una evolución al alza, lo hará de una forma mucho más moderada que la del rally que presentó en la primera mitad del año. Los futuros de Rofex marcan un dólar de 33 hacia fines de año y el Banco Central ya señalizó el mercado al emitir un bono dual, que plantea una cobertura para un dólar cercano a los $35 hacia junio de 2019”, explica Alejandro Bianchi, gerente de inversiones de InvertirOnline.com (IOL).

En ese contexto, en el que el tipo de cambio sumaría una depreciación adicional de entre un 10% y un 15% hacia fines de año, y no más de un 30% a un año, “el inversor deberá buscar superar este número mágico, que coincide también con la inflación esperada por el REM (Relevamiento de Expectativas de Mercado) que realiza el BCRA”, señala el especialista de IOL.

La recomendación de Bianchi es para un inversor conservador que se anime a jugar en pesos. “Las Lebac (letras del Banco Central) con tasas que pueden conseguirse en el orden del 48% vuelven este instrumento nuevamente atractivo. Una tasa de esta magnitud, con una depreciación esperada (del tipo de cambio a un año) inferior al 30%, puede implicar más de un 18% de rentabilidad en dólares”.

Para aquellos ultraconservadores que prefieren estar posicionados en dólares aconseja “los bonos de mitad de la curva como el Discount (DICA), que presentan tasas cercanas al 9% anual”.

Marcelo Otermin, responsable de inversiones en ICBC Argentina, postula en la misma línea, que las alternativas más interesantes para un inversor conservador a seis meses son las Lebac y las Lete (Letras del Tesoro) o bien los fondos comunes de inversión (FCI) que invierten en esos activos.

Evaluar costos
Damián Zuzek, head portfolio manager de SBS, va con los mismos activos que sus colegas en su lista y dos recomendaciones para el ahorrista: “Para alcanzar los rendimientos anualizados de las Lebac, que son instrumentos de muy corto plazo, se requiere que una vez al mes o cada dos meses (según el vencimiento) el ahorrista reinvierta su capital. Además, deberá considerar cuál es el costo de adquirir y reinvertir de modo recurrente, para así poder saber cuál será su rendimiento potencial”. Justamente ahí está uno de los riesgos de esta inversión, porque si el inversor se olvida de renovarlo se estaría perdiendo rentabilidad anual.

“Las Lebac son en pesos y se puede invertir con un mínimo de $1000. Su rendimiento subió en estos últimos meses y dependiendo del día se puede conseguir hasta 60% efectivo anual”, dice Otermin, pero inmediatamente recomienda poner la lupa sobre el costo de la operatoria. “Al invertir de manera directa hay que considerar que se pagan costos por cada operación, además del mantenimiento de la cuenta. Si una Lebac se licita todos los meses y la comisión fuera de 0,5%, implicaría un 6% al año, que hay que restárselo al rendimiento y le quita atractivo comparado con un FCI”, advierte.

“Las Lete en dólares tienen un mínimo de US$1000 y normalmente se licitan en plazos de siete meses a 1 año. Esto reduce el impacto de las comisiones. El rendimiento de una Lete se ubica en un rango de 4 a 5,5% anual dependiendo del plazo. Hoy resulta muy cómodo para el inversor participar en licitaciones o suscribir fondos accediendo al sitio web del banco”, explica el manager del ICBC.

Juan Pablo Vera, jefe de operaciones en Tavelli & Cía., postula que los ahorristas deben estar atentos tanto al tipo de cambio como a la inflación al momento de planificar una inversión. “El mercado de capitales cuenta con opciones para cubrirse de las dos variables y obtener rentas reales. En qué porcentajes dependerá de los perfiles de cada ahorrista”.

“Entendemos por inversor conservador aquel que no tiene como actividad principal estar encima del mercado tratando de capturar los mejores precios y tasas. Para ellos lo ideal es un FCI de renta fija de corto plazo (los llamados T+1) y títulos públicos dolarizados”.

Pensando en el ahorrista que típicamente va al plazo fijo, Vera asegura que “teniendo bien en claro cuáles son los costos y riesgos asociados, las Lete en dólares o bonos ajustables por CER son muy buenos sustitutos”.

Para quienes la única la alternativa a la que se animan es el PF, Otermin pone sobre la mesa la modalidad ajustada por UVA. “Aunque aún poco difundidos, estos plazos fijos le permiten al ahorrista asegurar un rendimiento real y por lo tanto resulta preferible al tradicional en pesos”. Es una inversión que ajusta el capital constituido a la variación del CER (coeficiente de estabilización de referencia) y se expresa en UVA según la cotización del día en que se constituye.

Definir objetivos
Pedro Cristiá, gerente general de First Capital, aconseja a los ahorristas poner el foco sobre la moneda en la que están sus necesidades de efectivo de acá a fin de año, sean deudas a pagar u objetivos a financiar, para decidir cómo manejar sus ahorros. Si la idea es irse de viaje al exterior en las vacaciones de verano, habrá que dolarizarse. Si, en cambio, el objetivo es comprar un bien o servicio en pesos (desde pintar o ampliar la casa hasta cambiar algún electrodoméstico grande o ir cancelando alguna deuda), lo más recomendable es protegerse de la inflación.

“Lo ideal -explica Cristiá- sería saber quién triunfa en la batalla dólar vs. inflación, pero la realidad es que nadie sabe exactamente quién ganará en el corto plazo, con lo cual lo mejor es cuidarse o cubrirse de las necesidades de cada uno”.

“Para los que tengan objetivos en dólares, estamos recomendando el Bonar 2020 (AO20), que con vencimiento octubre 2020 está rindiendo un 6,7% anual en dólares. Entendemos que es una buena oportunidad, pero recomendamos un plazo mínimo de inversión de un año”, dice Cristiá.

Otermin también prende la luz sobre la necesidad de decidir las inversiones de forma muy personalizada. “Cuando un ahorrista elige una estrategia, tiene que considerar su horizonte temporal y también la moneda en la cual consume. Si el inversor tiene la mayor parte de su consumo en pesos, debería reflejarlo en su estrategia, principalmente cuando la tasa de interés real es fuertemente positiva como ahora”.

Visto de ese modo, la fiebre del dólar que suele marcar el camino de los ahorristas argentinos no siempre es la mejor opción. “Constituir un plazo fijo en dólares puede resultar para un inversor muy conservador que además tiene un importante consumo en esa moneda. Si fuera a la inversa (consumos en pesos), expondría sus ahorros a fuertes fluctuaciones en términos reales, que es justamente lo que un conservador quiere evitar”, asegura el especialista.

“El principal objetivo en un pequeño inversor debe ser salvaguardar su capital. Teniendo en cuenta que la variación de precios relativos y que las noticias de decisiones políticas locales y externas seguirán siendo una constante durante los próximos meses, consideramos que las inversiones deberán perseguir el doble objetivo de cubrirse de la fluctuación del tipo de cambio y protegerse de la inflación”, plantea Zuzek. “La agilidad para realizar rebalanceos” será clave.

El cine que nunca cerró
Cómo elegir un FCI

Facilidades

Los FCI siempre están a la cabeza de las recomendaciones para los ahorristas pequeños por lo simple que resulta operarlos, porque ofrecen la posibilidad de tener liquidez en 24 horas.

Riesgos

Al cotizar a diario, los FCI no son inmunes a la alta volatilidad que muestra el mercado. “Una manera simple de encarar este riesgo es no mirar el rendimiento de un día o una semana, sino de períodos más largos”, explica Damián Zuzek, de SBS.

Apuesta conservadora

Para los que buscan minimizar riesgos, las opciones más interesantes son los fondos “money market” (que ofrecen alta liquidez y rescate inmediato) y los de renta fija en pesos a corto plazo (entre 3 y 6 meses).

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/2155969-tiempo-de-tormentas-las-mejores-estrategias-para-defender-los-ahorros-en-el-segundo-semestre